Ayunos intermitentes: limpieza profunda de tu organismo

autor

Maite Iglesias

Periodista, licenciada en Comunicación Social, Universidad Diego Portales.

instagram

reciente

Nutrición consciente: las seis emociones básicas

En 1972, el psicólogo estadounidense, Paul Ekman, determinó seis emociones básicas y sus respectivas expresiones faciales. Además, según sus investigaciones, determinó que eran una experiencia universal en prácticamente todas las culturas. ¿Conoces cuáles son? Te las contamos y describimos aquí, en E-Care.

Nutrición consciente: las emociones y la comida

Las emociones juegan un papel fundamental al momento de comer, pero cuando la comida se convierte en la única herramienta de gestión emocional, lejos de ayudarnos a resolver el problema, nos genera otro adicional que podría derivar en desajustes alimentarios. Si eres de aquellos que buscan consuelo en un chocolate o que no pueden estar sin un buen banquete en alguna celebración, pues este artículo es para ti.

Nutrición consciente: desde lo que comemos, hasta lo que pensamos

La nutricionista Carolina Wittwer nos invita a cultivar el bienestar al estilo oriental: nutrirnos bien desde lo que comemos hasta lo que pensamos. Cuida tu salud, cuida tu energía.

Ayunos intermitentes: limpieza profunda de tu organismo

Las dietas depurativas y los ayunos han estado presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad, tanto en Oriente como en Occidente, por motivos religiosos y de salud. Pero ¿cuándo pueden poner en peligro tu organismo? Te lo contamos aquí.

Energy Care Alimentación Consciente

La nutricionista Carola Wittwer nos habla de la alimentación consciente para estas fiestas de fin de año

Celebraciones de fin de año: cómo vivirlas sin culpas

Las fiestas de fin de año son la excusa perfecta para compartir con nuestros seres queridos sin preocuparnos mucho de los excesos en el consumo de alcohol y comidas. Sin embargo, tantas celebraciones pueden generar desarreglos en la dieta habitual y, asimismo, algún que otro inconveniente en nuestro organismo. ¿Cómo pasar una Navidad y un Año Nuevo libres de culpas? Te lo contamos aquí.

categorías

Las dietas depurativas y los ayunos han estado presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad, tanto en Oriente como en Occidente, por motivos religiosos y de salud. Pero ¿cuándo pueden poner en peligro tu organismo? Te lo contamos aquí.

 

Imagina esta escena: fin de semana decides realizar limpieza profunda en tu casa y descubres que en tu cocina hay restos de comida preparada hace días, frutas y verduras viejas y carne vencida. Al botar cosas, también te das cuenta de que tienes alimentos ricos que ni sabías que estaban, entonces decides deshacerte de lo “malo” y poner a la vista estos nuevos descubrimientos para aprovecharlos y darles mayor valor al momento de cocinar. Bueno, algo parecido es lo que pasa en tu cuerpo con el proceso llamado autofagia.

La autofagia permite a las células luchar contra situaciones adversas y deshacerse de todo lo que se ha averiado o ya no les sirve. Pero no botan, como nosotros, la basura a la calle: se la comen, y de ahí su nombre, que significa ‘comerse a uno mismo’. Gracias a esto, el organismo se libra de las proteínas viejas e inservibles, impidiendo que se acumulen y den origen a patologías como el cáncer o el alzhéimer. Christian de Duve, citólogo y bioquímico inglés, fue quien identificó este proceso y le dio nombre; además, recibió el Premio Nobel en 1974. Asimismo, el científico japonés Yoshinori Ohsumi, prosiguió con las investigaciones y en 2016 también recibió un Nobel por sus hallazgos sobre el funcionamiento de este sistema de limpieza celular.

“A las células es bueno someterlas a un ‘cierre de despensa’ y que se sometan a un stress momentáneo; así se libera la acción de que una célula se coma a sí misma y se empiecen a usar todos los desechos que hay en el mercado”, dice la nutricionista Carolina Wittwer.

Ahora bien, ¿qué tan buenos son para nuestro organismo y salud realizar ayunos? Para Wittwer, la palabra clave está en la intermitencia y nos aclara que el beneficio es una o dos veces al mes, no cuando se repite varias veces a la semana o se hace todos los días. “Por eso yo creo que lo esencial está en la intermitencia y no en la permanencia”, dice.

Al realizar ayunos estamos ayudando a nuestro cuerpo a eliminar componentes dañados, a favorecer la regeneración celular, a mantener nuestras neuronas en un buen estado y prevenir enfermedades neurodegenerativas; también tendría un impacto positivo sobre distintas enfermedades hepáticas, intestinales y cardiacas. Pero recuerda que hacerlo por más de un día o alargar el tiempo que transcurre entre la cena y el desayuno, no es recomendable. Ten en cuenta siempre seguir los consejos de un nutricionista o de un médico, pues el ayuno cuando se convierte en permanente puede llevarte a tener problemas de salud como ansiedad, estrés o, incluso, si se tiene poca adherencia a esta dieta, puede darse también un efecto rebote, es decir, que se vuelvan a ganar los kilos que se han perdido.

Artículos relacionados