La historia de Catalina Vega con el balón comenzó cuando ella tenía nueve años, pero con el Freestyle a los 15 después de una lesión. Fue en ese momento que -sin querer- encontró videos de esta disciplina. Le llamó tanto la atención, que apenas se recuperó empezó a entrenar y a participar de distintos campeonatos y exhibiciones.

3 de junio de 2017. Curitiba, Brasil. Esa fecha y ese lugar cambiaron la vida de Catalina Vega, quien en ese entonces tenía 22 años.  Fue ese día, que esta chilena se coronó campeona latinoamericana de Freestyle Football, disciplina que se caracteriza por la habilidad con el balón.

 

¿Qué es lo más te apasiona de esta disciplina?

La determinación y la disciplina que una debe llevar como deportista. Porque si no entrenas, no progresas y debes estar superándote constantemente, ya que eres tu propio entrenador.

 

¿Qué es lo bueno y lo malo del freestyle?

Lo bueno del  Freestyle es que es accesible para todos y también que para la mayoría de los  mundiales te costean todo, como el hospedaje, pasajes y comidas. Lo malo es que algunos de los campeonatos son poco accesibles por tema de dinero y en Chile cuesta que las marcas te consideren.

 

¿Qué esperas para este año?

Este año debo cumplir dos metas que me he puesto: volver a ser Campeona Latinoamericana y ser campeona mundial.

 

Y por último, ¿qué partido le quieres sacar a Energy en tus entrenamientos y preparación? 

Le quiero sacar mucho provecho para mejorar principalmente mi resistencia.

 

Catalina este 2018 se incorporó a nuestro Team Energy de deportistas por su talento, perseverancia y Energía. Desde ya le deseamos todo el éxito en sus proyectos y sabemos que tiene la aptitud y magia necesaria para seguir rompiéndola con el Freestyle Football.

 

¡Bienvenida a Energy!